Reproducción Humana, introducción

Conocer los aspectos generales de la reproducción humana desde el punto de vista biológico nos puede ayudar a entender las técnicas empleadas en la reproducción humana asistida. Resumir en este pequeño espacio todo el proceso es imposible, unos puntos concretos que te orienten y direcciones web que tendrás que copiar y pegar en tu navegador te darán una visión concreta del procesoLa fisiología de la reproducción en la mujer y el hombre

Los gametos de la mujer se llaman óvulos, éstos son producidos de forma cíclica en un proceso regulado por un complejo eje hormonal.

El ovario realiza dos funciones:
1. la maduración de la célula germinal femenina
2. producción de hormonas. Esta función hormonal del ovario garantiza la producción regular de óvulos en el momento en el que hay la máxima posibilidad de ser fecundados.

La mujer nace con un número limitado de óvulos, en el inicio de su primera menstruación tiene del orden de 400.000. De estos, durante cada ciclo, son reclutados un número variable de los que sólo 1 ó máximo 2 consiguen obtener potencialidad para ser fecundados. El gameto femenino, el oocito, permanece detenido en profase meiótica hasta que es ovulado. Está rodeado por una serie de células formando una estructura en conjunto que se denomina folículo, durante el ciclo reproductivo, cierto número de folículos son reclutados para la ovulación pero sólo uno de ellos terminará el proceso.

Una suerte de ejes hormonales regulan los procesos de selección y maduración del folículo, cuyo fin es la liberación del oocito (ovulación), que es recogido en las trompas de Falopio y está preparado para ser fecundado.

En el hombre la producción de gametos (espermatozoides) se realiza de una forma constante. Por efecto de ciertas hormonas, las espermatogonias se dividen por mitosis produciendo espermatocitos, los cuales, al dividirse por mitosis, dan lugar a las espermátides. Las espermátides sufrirán una serie de modificaciones morfológicas y fisiológicas que producen la diferenciación hasta espermatozoide. Los espermatozoides, almacenados en el epidídimo y eyaculados, necesitan ser capacitados en el tracto genital femenino para que puedan fecundar el oocito .

La fecundación y el proceso de desarrollo

La etapa evolutiva del ser humano comienza con una única célula llamada cigoto. En él ya existe la dotación cromosómica de los progenitores y por tanto ya es una realidad única y distinta, claramente diferenciada de las dos realidades distintas que eran los gametos.

La complejidad de estos procesos hace que sea difícil determinar en qué momento realmente existe el cigoto como tal. El espermatozoide atraviesa la membrana del oocito (que por sus particularidades se denomina zona pelúcida) y entra en su citoplasma liberando su núcleo haploide, en conjunto existe toda una serie de fenómenos complejos que culminan con la liberación del segundo corpúsculo polar y unión de los pronúcleos. El cigoto es diploide y las divisiones siguientes serán mitóticas.

En el proceso de la reproducción humana se diferencian cuatro etapas:
- Desde la formación del gameto a la constitución del cigoto
- El cigoto evoluciona hasta el estadio de blastocisto y se implanta en el endometrio
- Después de la implantación continúa dividiéndose (gastrulación) hasta que se define el ser humano como tal, es el feto
- El feto se desarrolla hasta que está capacitado para llevar vida propia y nace

Ya sabemos cómo se ha formado el cigoto … ¿pero es un embrión?, la fecundación ocurre en zonas superiores de las trompas de Falopio y desciende por su conducto hacia el útero dividiéndose, hasta que se fija a las paredes de éste en un proceso que dura unas dos semanas. Una vez implantado comienza la gastrulación, o dicho de otra forma, la definición de las capas embrionarias (ectodermo, mesodermo y endodermo) y su evolución hasta que queda definido el feto.
De la unicidad (de los gametos) a la individualidad (del ser)

El desarrollo es en esencia un conjunto de cambios fenotípicos (lo que podemos observar) que constituye una secuencia programada de cambios a nivel de espacio y tiempo. Una vez fecundado el óvulo, se genera una célula con capacidad para generar el organismo completo porque contiene toda la información necesaria para formar un nuevo ser.

Este es el punto más delicado del proceso desde una perspectiva ética, pues … ¿cuándo empieza la vida humana como tal?, este interrogante supone la aplicación de leyes que regulan la reproducción natural y asistida. Cada grupo de opinión dirá la suya, como es natural, empezando por los que dicen que la vida comienza cuando se produce la fecundación, los que creen que la vida comienza cuando el embrión se implanta en el útero materno y, por último, aquellos que creen firmemente que la vida comienza en el momento en el que nos alumbramos como seres individuales

Entre estos tres punto … la variabilidad de opiniones es inmensa … la vida se inicia cuando hay actividad cerebral, cuando tiene forma humana reconocible, criterios éticos del tipo “ya está destinado a vivir”, en fin, cada cuál piensa como mejor le parece a su conciencia.

Estas consideraciones desarrollan intensos debates que implican desde la ética de la experimentación con embriones humanos a la defensa de los derechos de la mujer en el caso del aborto.

Pares y nones

Todas las células del organismo tienen 23 pares de cromosomas, pero las células germinales sólo tienen 23 cromosomas. El motivo es sencillo de entender: 23 cromosomas provienen del espermatozoide y 23 del oocito, de tal forma, al fusionarse, habrán 23 pares de cromosomas.

Es importante mantener esta proporción, así que la naturaleza, en su lógica, dispuso un sistema de división celular de cuyo resultado se obtuvieran células con una sóla dotación cromosómica: es la meiosis.

Mientras que las células somáticas se dividen por mitosis (las células hijas resultantes tienen cada una 23 pares de cromosomas), las células de la línea germinal producen hijas con una sola dotación cromosómica (23 cromosomas)

La línea germinal femenina se denomina oocito.

La línea germinal masculina se denomina espermatozoide.

De la unión de ambas resulta el cigoto.

El óvulo como tal se entiende, en realidad no existe en el ciclo reproductivo, ya que el oocito no termina de división meiótica hasta que es fecundado por el espermatozoide, por tanto, ya es un cigoto.

Lecturas:
- LACADENA,J.R. 1995. Consideraciones genético-biológicas sobre el desarrollo embrionario humano.
- Reproducción humana, 1ª ed. Bonilla, Pellicer y Simon, McGraw-Hill 1996 ISBN 8448601424
- Fisiología Humana, Tresguerress, McGraw-Hill Interamericana 1992 ISBN:84-7615-957-9

Tenemos más información

Buscar