Francisco Cánovas Cobeño (1820-1904)

En 1820 nacía en la población murciana de Lorca, Francisco Cánovas Cobeño, científico pionero en los estudios paleontológicos realizados en su región.

Se había licenciado en Medicina en la Universidad de Valencia (1845) y ejerció esta profesión en su ciudad natal durante casi 20 años. Fue condecorado con la Cruz de Epidemias por la labor que desempeñó durante la de cólera de 1849. Sin embargo, abandonó su trabajo de galeno y se dedicó, entre otras actividades, al estudio de las ciencias de la naturaleza.

Siempre realizó excursiones para recolectar plantas, fósiles y otros materiales; fruto de ellas descubrió importantes yacimientos paleontológicos (y arqueológicos). Antes de cambiar de ocupación, publicó unas sencillas Nociones elementales de Historia Natural (1862) para los alumnos de Enseñanza Primaria.

Desde 1864 su actividad intelectual sufrió una importante modificación: se ocupó de la enseñanza de la Biología y de la Geología. Ese año comenzó su etapa catedrático interino en el Instituto de Lorca. Después, en la Universidad de Madrid obtuvo, en 1868, el diploma en Cirugía y la licenciatura en Ciencias Naturales. Un año más tarde consiguió por oposición la cátedra de Historia Natural en el Instituto de su ciudad natal, centro en el que fue secretario y director.

Al ser suprimido en 1883 el Instituto lorquino por orden del Ministerio de Fomento, fue nombrado provisionalmente catedrático de Física y Química en el de Murcia (1885), donde estuvo 5 años, hasta que ocupó la cátedra de Historia Natural que había dejado vacante Ángel Guirao (1817-1890).

Su marcha a la capital de la provincia supuso que llevara al nuevo centro sus colecciones. Una de ellas, la de fósiles marinos, fue reclamada, a través del catedrático de la Universidad de Valencia, Juan Vilanova y Piera (1821-1893), para la exposición que se hizo en Madrid, en 1881, con motivo de la visita de los reyes de Portugal.

Su faceta de coleccionista científico es una de las más interesantes. Coleccionó plantas, animales (principalmente aves e insectos) y fósiles, de entre los cuales tenía unos excelentes peces, amen de otros objetos ajenos al mundo biológico o geológico. Tras su muerte sus colecciones fueron donadas al Gabinete de Historia Natural del Instituto de Murcia.

Su personalidad docente se vio reflejada en los textos que escribió para los estudiantes. El Curso de Historia Natural (1870), que fue premiado con la medalla de bronce en la Exposición Universal de Barcelona (1888) y reeditado varias veces, los Cuadros de Historia Natural (1895) y las Nociones elementales de Organografía y Fisiología Humanas e Higiene (1895), son sus obras para la Enseñanza Media.

Cánovas también publicó diversos trabajos científicos sobre fauna, geología y agricultura de su Lorca natal, bien es cierto que no lo hizo en publicaciones especializadas. Finalmente sacó a la luz algún texto de carácter arqueológico o histórico, entre las que destaca su Historia de la ciudad de Lorca (1890) reeditada recientemente (1980).

Fue miembro de la Sociedad Española de Historia Natural, Sociedad Geológica de Francia, Sociedad Arqueológica Valenciana y socio correspondiente de la Real Academia de la Historia. Perteneció también a Real Sociedad Económica de Amigos del País de Lorca, Murcia y Valencia.

Jubilado por razones físicas en 1900, pasó los últimos años en su Lorca natal, donde falleció en 1904.

Los biólogos españoles

Francisco Teixidó Gómez nos presenta la historia de la biología en España a través de la biografía de aquellas personas que dedicaron su vida a esta ciencia

Sitios de interés
Historia de la ciencia española

Tenemos más información

Buscar