José Rodriguez Carracido (1856-1928)

José Rodríguez Carracido nació en Santiago de Compostela en 1856 en el seno de una familia muy modesta. Toda su vida fue un estudiante excelente: en 1866 inició los estudios de Bachillerato que terminó en 1871 con premio extraordinario y tres años después concluyó la licenciatura en Farmacia con el mismo honor.

En octubre de 1874 marchó a Madrid para realizar el doctorado y el año siguiente aprobó, con el número uno, las oposiciones al cuerpo de Sanidad Militar. Su primer destino en el mismo fue el Laboratorio Central de Madrid; después de una corta estancia en Tafalla regresó a la capital de España.

En febrero de 1880 recibió la notificación de trasladarse al Peñón de la Gomera, lo que era un destierro consecuencia de sus ideas liberales, no bien aceptadas en un miembro del ejército. Esto motivó su renuncia a la carrera en la Sanidad Militar y su ingreso en la Universidad después de aprobar, en 1881, unas oposiciones a la cátedra de Química Orgánica Aplicada de la facultad de Farmacia de la Universidad Central. Ejerció la docencia en esta disciplina hasta 1898, año en el que, por oposición, obtuvo la cátedra de Química Biológica, materia novedosa para la época que ya se impartía como curso de doctorado en las facultades de Farmacia, Ciencias y Medicina. Su vida de profesor la finalizó en esa misma cátedra al cumplir los 70 años. Rodríguez Carracido fue Decano de la Facultad de Farmacia desde 1908 hasta 1916, en el que fue nombrado Rector de la Universidad Central. Falleció en Madrid el 3 de enero de 1928.

Carracido fue una persona que se interesó por todas las facetas del conocimiento, de forma que alcanzó una cultura extraordinaria y una popularidad infrecuente en un hombre del mundo de la ciencia. Ingresó en la madrileña Academia de Ciencias el 1887, en la de Medicina en 1906, en la Real Academia Española en 1908, participó en la creación de la Sociedad Española de Física y Química y de la Asociación Española para el Progreso de las Ciencias, etc. Aunque la química primero y la bioquímica después fueron objeto de su principal interés, también cultivó la literatura (escribió en 1890 La muceta roja), la historia de la ciencia (son famosos sus Estudios histórico-críticos de la ciencia española, de 1897), etc.

Pero Rodríguez Carracido figura en esta sección de Biólogos españoles porque fue un auténtico pionero de los estudios bioquímicos en España. Ya se ha comentado que ocupó la cátedra de Química Biológica en la Universidad Central, lo que hizo sustituyendo a Laureano Calderón Arana (1847-1894), persona más interesada en otras facetas científicas, bastante alejadas de la bioquímica, como la mineralogía y la cristalografía. Por ello, se puede considerar a José Rodríguez Carracido el verdadero pionero de los estudios bioquímicos en España. Así, su Tratado de Química Biológica, libro publicado en 1903, es el primero que sobre esta especialidad se escribió en nuestro país. Es un texto de gran actualidad en el que se citan los autores más sobresalientes dentro del ámbito bioquímico, las revistas más interesantes y los libros más novedosos. La obra tuvo una segunda edición “notablemente modificada y aumentada” en 1917 y una tercera, “modificada y aumentada”, en 1924.

Además de este libro, Rodríguez Carracido publicó diversos trabajos de bioquímica en las revistas españolas de la Real Sociedad Española de Física y Química, de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, etc. y en otras extranjeras de gran prestigio: Biochemische Centralblatt, Bulletin de l’Institut Pasteur, etc.

Entre otros temas, sus investigaciones versaron sobre Observaciones relativas al proceso químico de la queratinización (1904), Sobre el estado coloide en la materia viva (1913), Determinación cuantitativa de la colesterina de la sangre (1914), Transformaciones bioquímicas de la materias proteicas (1926), etc.

Cuatro días después de su fallecimiento, en el diario ABC se podía leer lo siguiente: “Pese a su modestia, Carracido, como catedrático y como egregio cultivador de la ciencia, ha podido, al morir, dirigiéndose a los españoles, glosar las últimas palabras de Séneca: ‘Os lego el ejemplo de mi vida’.

¡Paz al espíritu y prez a la memoria del maestro!”.

Los biólogos españoles

Francisco Teixidó Gómez nos presenta la historia de la biología en España a través de la biografía de aquellas personas que dedicaron su vida a esta ciencia

Sitios de interés
Historia de la ciencia española

Tenemos más información

Buscar