Salustio Alvarado Fernández (1897-1981)

El 2 de febrero de 1897 nacía en la población gallega de La Coruña, el profesor Salustio Alvarado. Cursó el Bachillerato en Oviedo, Barcelona y Valencia y la licenciatura en Ciencias Naturales en la Universidad Central de Madrid.

En 1917 publicó su primer trabajo científico; versaba sobre la estructura del pedúnculo de los protozoos Vorticellidae.

En sus años de estudiante universitario frecuentó el madrileño Museo de Ciencias Naturales, donde conoció al investigador Nicolás Achúcarro Lund (1880-1918) que, por entonces, dirigía el Laboratorio de Histopatología del Sistema Nervioso. La amistad con este científico bilbaíno y el hecho de ser discípulo de don Pío del Río-Hortega (1882-1945) le dio la oportunidad de utilizar los exquisitos sistemas de tinción histológica que diseñaron estos dos investigadores.

A los 25 años defendió su tesis doctoral que había realizado bajo la tutela del eminente Río-Hortega, influido, sin duda, por el ambiente intelectual y científico que en las primeras décadas del siglo XX había creado Santiago Ramón y Cajal (1854-1934).

Deseoso de ganar estabilidad económica se orienta a la enseñanza y obtiene una cátedra en el Instituto de Gerona en 1920. Sin embargo, su afán investigador le lleva a los laboratorios extranjeros. Así, gracias al estímulo de Ramón y Cajal (que fue el principal promotor) consiguió una ayuda de la Junta para la Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas para realizar estudios botánicos en Alemania (1922-1923).

Unos años después, en 1932, consiguió la cátedra de Organografía y Fisiología Animal de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Madrid.

La Guerra Civil supuso un colapso de las actividades intelectuales españolas. Terminada la misma, Alvarado realiza su labor científica en el Centro de Investigaciones Biológicas, el denominado después Instituto José de Acosta. Durante unos años dirige varias tesis doctorales que versan sobre temas de histología y organografía de invertebrados, principalmente de anélidos e insectos. Durante toda su vida publicó importantes trabajos de citología e histología vegetal y animal.

Fue presidente de la Real Sociedad Española de Historia Natural (1951) y uno de los seis presidentes honorarios de dicha institución (Ignacio Bolívar, Santiago Ramón y Cajal, José Mª Castellarnáu, Eduardo Hernández-Pacheco, Francisco Hernández-Pacheco y Salustio Alvarado).

El 3 de marzo de 1960 fue nombrado miembro de la Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales en sustitución de Primitivo Hernández Sampelayo. No obstante, el discurso de ingreso, que trató sobre “El mundo sensorial del hombre y de los animales”, no fue leído hasta 12 años más tarde.

Sin embargo, además de su labor investigadora, el profesor Alvarado tuvo una gran popularidad como autor de libros para alumnos de cursos preuniversitarios y universitarios. Algunos de ellos tuvieron numerosas ediciones y fueron leídos por muchos estudiantes: Curso de Historia Natural (Biología y Geología), Nociones de Fisiología y microbiología, Sistemática y ecología de los seres vivientes, Biología (dos volúmenes), etc. Los textos del profesor Alvarado siempre tuvieron una gran consideración desde el punto de vista didáctico y pedagógico. En este sentido quiero indicar dos testimonios significativos.

En 1934, el médico Gregorio Marañón Posadillo (1887-1960) le escribió el prólogo a uno de ellos: Anatomía y fisiología humanas con nociones de higiene. En él puede leerse lo siguiente: “Es un libro de texto modelo, en la enseñanza secundaria, porque tiene la virtud específica de saber para quién esta escrito”.

Por su parte, en 1972, en el discurso de contestación del profesor Florencio Bustinza Lachiondo al de ingreso de Salustio Alvarado a la Academia de Ciencias, entre otras cosas dijo: “No hay naturalista en España, no hay ningún opositor a cátedras de Ciencias Naturales, que no haya leído y aprendido en los libros de don Salustio. Son decenas de millares los estudiantes de bachillerato y preuniversitario los que han utilizado sus libros y también son millares los estudiantes de Ciencias, de Medicina y de Farmacia, que han leído su documentada Biología”.

Los biólogos españoles

Francisco Teixidó Gómez nos presenta la historia de la biología en España a través de la biografía de aquellas personas que dedicaron su vida a esta ciencia

Sitios de interés
Historia de la ciencia española

Tenemos más información

Buscar