Casimiro Gómez Ortega (1741-1818)

En el pueblecito toledano de Añover de Tajo nació el 4 de marzo de 1741 una de las figuras más destacadas de las expediciones científicas españolas del siglo XVIII y uno de los botánicos más eminentes de nuestra historia científica: Camisiro Gómez Ortega.

Durante toda su vida tuvo una situación económica bastante desahogada, no en vano su educación corrió a cargo de su tío José Hortega, Boticario Mayor de los Ejércitos y fundador de la Real Academia Médica Matritense y del Real Jardín Botánico de Madrid, que al morir sin hijos en 1761 lo nombró heredero universal.

Estudió primero en el colegio de los Infantes de Toledo, después en las Escuelas Pías de Madrid, en el Seminario de los jesuitas de Barcelona y en 1757 fue a Bolonia para aprender botánica, medicina e historia natural. Estuvo también en el Real Colegio de Cirugía de Cádiz y en 1761 asistió en Italia a las clases del anatomista Morgani y del botánico Marsilli. Obtuvo el título de Doctor en Filosofía y Medicina por la Universidad de Bolonia en 1762. Ese mismo año se examina ante el Real Tribunal del Protomedicato para licenciarse en Farmacia y también es nombrado miembro de la Sociedad Botánica de Florencia.

En 1772 gana por oposición la plaza a catedrático primero del Real Jardín Botánico de Madrid, cargo que ocupa hasta su separación en 1801, en el que fue sustituido por el excelente científico Antonio José Cavanilles (1745-1804). Tres años después marcha unos meses a París para, entre otras actividades, asistir a las clases de botánica que en el Jardín del Rey imparte el eminente Joseph Jussieu. En 1776 va a ver los jardines botánicos de Kew, Chelsea y Oxford y, antes de regresar a Madrid, visita diversos jardines holandeses y franceses.

Gozó de un gran prestigio como científico fuera y dentro de España. Así, fue nombrado miembro de las más importantes instituciones científicas españolas y extranjeras: Academia Médica Matritense (1761), Real Sociedad Vascongada de Amigos del País (1776), Real Sociedad Económica Matritense (1776), Sociedad Botánica de Florencia (1762), Real Academia de Ciencias de París (1776), Royal Society de Londres (1777), Instituto de Bolonia (1783), Real Sociedad de Medicina de Londres (1789), Sociedad de Farmacia de París (1796), Sociedad Linneana (1779), etc.

Como persona interesada en todos los asuntos culturales, se muestra muy aficionada a la literatura. Así, su primera publicación es un extenso poema latino que es una elegía a Fernando VI y un panegírico del que ha sido considerado el mejor alcalde de Madrid: Carlos III. Gómez Ortega forma parte de la tertulia de la Fonda de San Sebastián, en la que también participaban hombres ajenos al mundo de la ciencia como Nicolás Fernández de Moratín, Ignacio López de Ayala, Francisco Cerdá, Tomás de Iriarte, José Cadalso, etc. Fue nombrado académico de la de Historia en 1770.

Casimiro Gómez Ortega es considerado, con Antonio Palau Verdera (1734-1793), el principal introductor de la sistemática y nomenclatura linneanas en España. En efecto, este sistema de clasificación no era aceptado por muchos botánicos españoles que, influidos por José Quer Martínez (1695-1764), eran seguidores del método de Tournefort (1656-1708); éste había creado un sistema de clasificación vegetal, según la corola, que tuvo un gran éxito en Europa antes de que se admitiera el del botánico sueco.

Una de las actividades más importantes que realizó fue la de dirigir las expediciones científicas allende el Atlántico, de manera que tenía que revisar y organizar todos los materiales enviados por los expedicionarios. De esta forma intervino en las tres expediciones siguientes: la de Hipólito Ruiz y José Pavón a Perú y Chile (1777-1788), la de Juan Cuéllar a Filipinas (1786-1801) y la de Martín de Sessé y Vicente Cervantes a Nueva España (1787-1803).

Desde el año 1783 trabaja en la creación de tres conjuntos de corresponsales botánicos. Uno de estos grupos va a tener un carácter europeo y está encaminado a sacar el máximo rendimiento de la actividad científica de los expedicionarios. Otro grupo, español, en el que intervienen principalmente los jardines botánicos de Cartagena y Cádiz, debe trabajar en aclimatar la vegetación americana, estudiar de la flora hispana y en ser centros docentes donde completen su formación los profesionales que necesitan de esta disciplina científica: médicos, cirujanos y farmacéuticos. Finalmente, el tercer grupo es americano y tiene la función de apoyar a los científicos que trabajan en las expediciones en el Nuevo Continente para incrementar las relaciones económicas entre los territorios de ultramar y los de la metrópoli.

Este trabajo le supuso la elaboración de tres libros: un Curso Elemental de Botánica (1785), libro de texto de todos los botánicos españoles de su tiempo; la Instrucción sobre el modo más seguro y económico de transportar plantas vivas por mar y tierra a los países más distantes (1799), cuya finalidad queda patente en el título, y el Francisci Hernandi, medici atque historici Philippi II hisp. et indiar. regis, et totius novi orbis archiatri, Opera, cum edita, tum inedita, ad autographi fidem et integritatem expressa, impensa et jussu regio (1790), libro que relacionaba las expediciones científicas del XVIII español con la del famoso médico de Felipe II: Francisco Hernández (1517-1587).

También escribió una excelente Flora española selecta (1791) y monografías sobre la cicuta, la pimienta de Tabasco, etc. Finalmente, tradujo obras de agricultura, agronomía y botánica.

Casimiro Gómez Ortega fue una hombre poderoso económica y socialmente, una persona muy representativa de la España culta del siglo XVIII y una de las figuras más significativas de la botánica española.

Los biólogos españoles

Francisco Teixidó Gómez nos presenta la historia de la biología en España a través de la biografía de aquellas personas que dedicaron su vida a esta ciencia

Sitios de interés
Historia de la ciencia española

Tenemos más información

Buscar