Luis María Unamuno Irigoyen (1873-1943)

El 8 de septiembre de 1873 venía al mundo en la población vizcaína de Abadiano, Luis María Unamuno Irigoyen, que habría de ser un destacado micólogo español

A los diecisiete años ingresó en el Colegio de la Orden Agustinina de Valladolid y cuatro años más tarde profesó como agustino. Después de una breve estancia en Filipinas, regresó a España en 1898.

Es entonces cuando comienza a estudiar la carrera de Ciencias Naturales en la Universidad Central de Madrid. Una vez finalizados sus estudios científicos imparte clases de Ciencias Naturales y de Fisiología e Higiene durante más de 20 años en diversos centros que su Orden tiene en diferentes localidades asturianas.

Su interés por la micología le llegó como consecuencia de un encuentro casual con el considerado Padre de esta disciplina biológica en España: Romualdo González Fragoso (1862-1928), a la sazón jefe del Laboratorio de Micología del Jardín Botánico de Madrid y que desde entonces fue su maestro y el agustino su discípulo predilecto. De este contacto nació una relación científica continua en la que el padre Unamuno enviaba material biológico a Fragoso y éste le proporcionaba consejo y bibliografía con la que poder realizar sus determinaciones botánicas.

González Fragoso desea que Unamuno continúe su trabajo en el laboratorio micológico del Jardín Botánico y cuando fallece en 1928 su puesto es ocupado por el vasco. Y así, en 1943, como manifestó en su discurso de ingreso en la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales (“Algunas aplicaciones de la micología a diversos ramos de la ciencia y de la industria”), convirtió “este recoleto Jardín Botánico, tan propicio a la evocación, en una prolongación de su celda religiosa”.

Realizó herborizaciones micológicas por casi toda la Península, especialmente en Asturias, Cantabria, Galicia, Vizcaya, León, Burgos, Cuenca, Salamanca y Madrid y sus trabajos científicos fueron publicados por la Asociación Española para el Progreso de las Ciencias, y también aparecieron en el Boletín de la Real Sociedad Española de Historia Natural, en los Anales del Jardín Botánico de Madrid, en el Boletín de la Real Academia de Ciencias, etc.

En el mundo de la micología describió un nuevo género (Rhynchoseptoria) y 23 especies, además de numerosas variedades. Asimismo, su nombre ha quedado inmortalizado en algunas especies y géneros que le dedicaron sus colegas científicos. Es el caso, por ejemplo, del género Unamunoa.

Como consecuencia de sus investigaciones, presentó diversas aportaciones en varios Congresos de la Asociación para el Progreso de las Ciencias celebrados en diferentes ciudades españolas y portuguesas.

Dos de sus obras más citadas son la “Enumeración y distribución geográfica de los Esferopsidales conocidos de la Península Ibérica y de las Islas Baleares, familia de los Esferioidáceos” y la “Enumeración y distribución geográfica de los ascomicetos de la Península Ibérica y de las Islas Baleares”, publicadas por la Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales en 1933 y 1941 respectivamente.

El día 2 de octubre de 1943 falleció en Madrid.

Los biólogos españoles

Francisco Teixidó Gómez nos presenta la historia de la biología en España a través de la biografía de aquellas personas que dedicaron su vida a esta ciencia

Sitios de interés
Historia de la ciencia española

Tenemos más información

Buscar