Serpientes venenosas: Las incomprendidas víboras, parte II

Continúa de la sección anterior que habla sobre los métodos de idendetificación de serpientes venenosas solenoglifas, en esta misma categoría.

atraccion-caudalATRACCIÓN CAUDAL. En algunas especies, como la nauyaca (B. asper), el cantil (A. bilineatus), el tepocho (A. nummifer), entre otras, la punta de la cola es de color blanco-amarillento, esto se ha comprobado que es con el fin de atraer a sus presas. Lo logran haciendo mover la punta de su cola tal y como si imitaran el movimiento de un gusano, y con esto atrapan la atención de algún lagarto o ave, que ante la posibilidad de una comida fácil y rápida se acercan demasiado. Como la serpiente en cuestión está bien camuflada pues nunca advierten que se trata de una serpiente, hasta que son mordidos. Note en la fotografía el color amarillento de la cola de este Agkistrodon taylori.

Por esta razón en algunas regiones de México a la nauyaca real se lo conoce con el nombre común de rabo de hueso.

FORMA DE LAS ESCAMAS. Este es un método que no es tan difícil como parece, pues sólo hay que tener un mínimo de observación. Las culebras, cuyo veneno no pone en riesgo la vida de una persona, tienen escamas lisas, a diferencia de las víboras que tienen escamas carenadas, es decir: el borde de la punta de una escama no coincide exactamente con la base de la siguiente, como sucede con las culebras, sino que se superponen (una obre otra) dando la imagen de las tejas de una casa.

carenas
Sin embargo, hay algunas especies de colúbridos que también tienes escamas carenadas, pero para distinguirlas tienen que tomarse en cuenta todos los anteriores factores mencionados, como: forma de la pupila, forma de la cabeza, patrones dorsales, apéndices, fosetas termorreceptoras, etc.

DENTADURA. Las víboras poseen la dentadura más grande entre las serpientes y ésta se ubica en la parte frontal de la boca. Sus dientes son largos, curvos y muy puntiagudos. A veces la víbora (nauyaca, cascabel o cantil) abre la boca en forma amenazante para ahuyentar a un posible depredador. Así que tome en cuenta que si en algún momento camina por el campo o por algún otro lugar y  se encuentra con una víbora, y esta abre la boca permitiendo que vea su dentadura, entonces considérese afortunado, no sólo por presenciarlo, sino porque la serpiente le está indicando que es venenosas, que se retire, pues la dentadura es prueba clara de que su veneno puede hacerle daño.

lisas
Especies como el tepocho o mano de piedra, Atropoides nummifer mexicanum, y la nauyaca saltadora de los Tuxtlas, Atropoides olmec, son muy dadas a hacer este de tipo de despliegues de su aparato venenoso. Todo lo anteriormente dicho son métodos visuales de identificación no con el fin único de que el lector sepa distinguir el género o a la especie (porque eso depende de cierto conocimiento sobre biología y herpetofauna), sino que se dé cuenta de si se halla frente a una serpiente venenosa (una víbora, según esta sección) y evitar probables accidentes.

abriendo-la-boca

BIBLIOGRAFÍA

Álvarez del Toro, M. 1982. Los reptiles de Chiapas. Colección de libros de Chiapas, serie especial. México. 3ª ed. 248 p.

Ferri, V. 1992. El libro de las serpientes de todo el mundo. Ed de Vecchi. España. 212 p.

Hickman Jr., C. P.; L. S. Roberts and A. Parson. 1998. Principios integrales de zoología. Ed McGraw-Hill

  • Interamericana. España. 921 p.

Klauber, L. M. 1940. A statistical study of the rattlesnake, VII, the rattle, part I. In: C G. Abbott (editor). Ocassional paper, San Diego Society of Natural History. Number 6. Pp. 4-12.

Rogers, E. 1986. Looking at vertebrates, a practical guide to vertebrate adaptations. Longman. U.S.A. 195 p.

Ojeda-Morales, U. M. 2002. Contribución al conocimiento de las serpientes venenosas de Tabasco, Tamaulipas y Veracruz, México. Tesis de Licenciatura. Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (U.J.A.T.). México. 113 pág.

Robles, G. P.; G. Ceballos.; F. Eccardi y R. A. Mittermeier. 1996. Diversidad de la fauna mexicana. CEMEX. México. 2ª ed. Pp. 97 – 105.

Sigala-Rodríguez, J. J. y J. Vázquez-Díaz. 1996. Serpientes venenosas de Aguascalientes. Cuaderno de Trabajo No. 56, serie de agricultura y recursos naturales. Gob. Del Estado de Aguascalientes. 33 p.

Uri Ojeda

Uri Ojeda nos ofrece un recorrido sobre las serpientes venenosas de México

Tenemos más información

Buscar